Home‎ > ‎

Columnas


¿Cómo se diseña un roadmap de Transformación Digital?

publicado a la‎(s)‎ 10 abr. 2018 7:21 por Nathalie Massis



Ya con la claridad de cuál es el impacto y cuáles son los factores clave que marcan el éxito de un proceso de Transformación Digital, a las empresas sólo les queda determinar cómo y cuándo comenzar a evolucionar.

Tras haber ejecutado diversos proyectos exitosos en empresas de distintos tamaños y verticales en diferentes países de América Latina, creemos en la importancia de avanzar en la Transformación Digital por etapas bien planificadas, plasmadas en un roadmap que sirva como carta de navegación para toda la compañía y que cuenten con el compromiso y profundo involucramiento del CEO y su equipo ejecutivo

Para ello lo primero es realizar un completo diagnóstico para determinar la madurez digital de la empresa y entender los modelos de negocios existentes y la estrategia primaria de la compañía. Así se puede definir una cartera priorizada de proyectos estratégicos para la transformación digital de los procesos de negocios, del viaje del cliente y los posibles nuevos modelos, productos o servicios digitales e implementar un plan de trabajo que contribuya significativamente al incremento de las ventas y la valoración de los clientes.

Una vez realizado este diagnóstico que establece el estado actual de la empresa, evidencia las conclusiones más importantes y propone los pasos a seguir, el alineamiento del directorio y altos ejecutivos es clave para sensibilización respecto del tema y la homologación de conceptos. Si no existe la convicción a nivel directivo de la importancia de impulsar la Transformación dentro de la empresa, cualquier plan por muy elaborado y bien estructurado que sea, está destinado al fracaso.

Otro elemento relevante tiene relación con el involucramiento de los colaboradores a través de la cultura organizacional, la gestión del cambio y del talento digital que se debe identificar o posiblemente reclutar para la transformación futura.

Un roadmap de transformación digital no puede dejar de lado el alineamiento digital interno de los colaboradores de la empresa y la gestión del cambio. En esta fase es de vital importancia que todos los que participarán en el proceso entiendan que el foco es el incremento de ventas y por sobre todo la mejora en valoración de los clientes. Para ello, la definición de una estrategia digital y las buenas prácticas a promover en la organización, junto a la correcta comunicación de éstas.

Es claro que una organización alineada permite revelar de forma casi espontánea cuáles son los recursos disponibles para evolucionar digitalmente y cuáles son las brechas que se deben estrechar.

Con la plana directiva y colaboradores alineados se puede pasar a la segunda etapa, donde el levantamiento de información, la comprensión de sus definiciones estratégicas y del modelo de negocio de la unidad a transformar por su alto nivel de impacto son las tareas principales.

Una transformación digital bien implementada tiene una tercera etapa basada en la focalización. Aquí los encargados de impulsarla deben identificar los procesos de negocio a intervenir y sus respectivas métricas, siempre con foco en el cliente y el EBITDA. Esta etapa se centra en aquellos procesos no digitalizados que tengan estrecha relación con el cliente (front end) y aquellos internos con alto potencial de automatización (back end).

Posteriormente viene la fase que en Orión Labs llamamos Apalancamiento Digital, donde el establecimiento del índice de madurez digital es la base para identificar las brechas por áreas y la definición de potenciales proyectos de transformación. Es aquí donde contar con el apoyo de un Digital Advisor y de un Ecosistema de empresas con expertise en diversas áreas de innovación se vuelve fundamental.

Finalmente el éxito de un roadmap de Transformación Digital debe incluir la forma en que se dimensionará el impacto de cada proyecto de transformación. En nuestra experiencia los elementos más relevantes a considerar el impacto en la rentabilidad, ya sea por mejoras de productividad, reducción de costos o aumento en las ventas. Adicionalmente se deben tener a la mano instrumentos para medir el impacto en la experiencia del cliente y de los colaboradores y por último los costos y complejidad de la implementación.

Las claves de una transformación digital exitosa

publicado a la‎(s)‎ 10 abr. 2018 7:17 por Nathalie Massis   [ actualizado el 10 abr. 2018 7:18 ]



Más allá del impacto que tiene en una empresa el comienzo de un proceso de Transformación Digital, hay una serie de factores que son comunes dentro de los proyectos que han sido exitosos en los objetivos estratégicos definidos al comienzo de su evolución digital.

Aunque parezca insólito, el primer elemento distintivo de un proceso de Transformación Digital es tener claridad respecto a lo que no cabe dentro de ésta o no es parte de sus objetivos centrales. Muchas empresas tienden a confundirse, pero las tecnologías de la información y la transformación digital no son lo mismo. Las primeras buscan estabilidad y robustez y son una función crítica dentro de las operaciones diarias, por lo que cualquier cambio debe ser muy bien pensado y por lo general tienen procesos de implementación de más largo plazo.

Lo digital, por su enfoque, busca la perfección a través de una serie de acciones ágiles y continuas, en búsqueda de la armonía permanente con el cliente, a diferencia del área TI de las empresas, cuya misión es mantener la armonía y operación interna. Hoy las empresas se enfrentan a un nuevo cliente digital con características y preferencias distintas y cada vez más exigentes frente a los productos y servicios, los que deben ajustarse casi a la perfección a sus necesidades.

Desde nuestra visión, la Transformación Digital no es sobre tecnología, es sobre estrategia y nuevas formas de pensar. A partir de ella surgen tres grandes oportunidades: la de redefinir el viaje del cliente (nuevo cliente digital), la de repensar los procesos de la compañía y la de crear nuevos modelos de negocios, productos y servicios digitales.

Con esta distinción ya clara, es importante entender cuáles son las dos aplicaciones principales de la Transformación Digital: la fidelización de personas (colaboradores, clientes, consumidores, proveedores, partners, etc.) y la simplificación, automatización y aceleración de los procesos de negocio.

Por eso las prioridades para la Transformación Digital son hacer evolucionar y priorizar las actividades manuales que tienen contacto directo con el cliente y con alto impacto en el negocio y repensar todas las actividades manuales indirectas dentro de los procesos de la compañía y cuestionar qué pasos digitales habría que agregar para que el camino fuese directo al cliente.

Un segundo elemento clave para el éxito de un proceso de Transformación Digital es la realización de un cambio cultural dentro de la organización y que éste sea conocido por toda la empresa, por lo cual las comunicaciones internas se vuelven un factor fundamental dentro de la gestión del cambio. Darle la suficiente visibilidad es una gran oportunidad para que los colaboradores se sientan parte y así se acelere su adopción.

Y es precisamente en la adopción pronta y efectiva de los cambios propuestos en el roadmap de Transformación Digital donde el liderazgo aparece como un tercer factor crítico de éxito. Este gran cambio, que apunta al core del negocio no puede depender del área de TI. Para que sea efectivo es importante que exista un importante alineamiento a nivel ejecutivo, donde el directorio fije objetivos estratégicos al CEO.

La mayoría de las empresas que han recorrido con éxito este camino, han decidido marcar un liderazgo claro y nombrar un gerente de Transformación Digital o un Chief Digital Officer (CDO), que reporta directamente al CEO y cuyas funciones son muy distintas a las de Chief Technology Officer (CTO) y a las del Gerente de Innovación, también conocido como CIO.

El área de la empresa que asume la responsabilidad de ejecutar el plan estratégico de Transformación Digital debe tener un presupuesto propio, jamás depender de TI, pues sus objetivos y equipos son diferentes.

Lo que nos lleva al cuarto elemento clave dentro de este gran proceso de cambio: la innovación. Las compañías deben instalar en sus colaboradores una cultura de riesgo. La Transformación Digital se basa en la premisa que los errores se permiten y, por lo tanto, el equipo se dedica 10% al plan y 90% a experimentar. Hoy las metodologías ágiles, los ecosistemas de colaboración con otras empresas y startups, y los beneficios del cloud computing permiten que sea muy barato probar varios modelos en periodos acotados de tiempo para dar paso a un gran cambio en el foco interno de la organización: orientar todos sus procesos en la facilitación del viaje del cliente.

Con estas 4 claves a la vista, sólo nos queda preguntarnos ¿Cómo iniciamos nuestro proceso de Transformación Digital?

¿Cuál es el real impacto de la Transformación Digital en el futuro de una empresa?

publicado a la‎(s)‎ 10 abr. 2018 7:14 por Nathalie Massis   [ actualizado el 10 abr. 2018 7:18 ]



No hay dos voces en todas las industrias, respecto a la importancia que tendrá la Transformación Digital y sobre todo su velocidad y penetración dentro de las empresas en el éxito que las compañías en el corto plazo. Hoy no sólo cambiaron los clientes y la forma de relacionarse con las empresas. El cambio más vertiginoso se está produciendo en la forma en que las compañías están compitiendo.


La llegada de modelos de negocios como Amazon Go, una tienda sin cajeros, y la posibilidad de que Amazon.com llegue a América Latina tiene a preocupados ocupados a los grandes actores del retail en toda la región, quienes han acelerado su automatización de procesos y han invertido en innovación, buscando ser más eficientes y mitigar el impacto que podría tener este cambio en su negocio.

Hoy las empresas requieren ser más ágiles, flexibles y rápidas para adaptarse a los cambios, no importa el tamaño de la compañía, cuánto facture anualmente o cuál es la industria a la que se dedica. Y esa posibilidad de adaptación está dada principalmente por su capacidad de evolucionar digitalmente.

Esto no quiere decir que baste con automatizar algunos procesos, utilizar Inteligencia Artificial o hacer análisis avanzados de los datos que día a día recopilan los distintos departamentos para obtener el máximo valor de ellos.

Una verdadera transformación digital, con un real impacto en el negocio, implica diseñar un roadmap que no dependa del departamento de TI, sino que sea un plan estratégico donde un líder que depende directamente del CEO o gerente general -con presupuesto y equipo propio- diseñe, implemente, gestione y evalúe cada uno de los pasos propuestos para lograr los objetivos definidos como estratégicos por los ejecutivos responsables por los resultados finales de cada empresa.

A diario cientos de millones de personas en todo el mundo -en especial las nuevas generaciones- usan teléfonos inteligentes y otros dispositivos digitales para comunicarse, comprar y vender, aprender y entretenerse, pero muchas compañías aún no asumen esta realidad. Deben ponerse al día, pero muchas no han realizado o ni siquiera tienen contemplado realizar inversiones críticas en Transformación Digital para adaptarse a las necesidades de sus clientes.

Pese a que en la región hemos avanzado rápidamente en penetración de internet y smartphones, según el último estudio de McKinsey “Digital Impact Chile 2017”, América Latina tiene un gran desafío por delante a la hora de adoptar nuevos canales de comunicación con el cliente, como por ejemplo las transacciones online, donde el listado lo encabezan México (68%), Brasil (65%), Argentina (56%) y Chile (50%), muy lejos del 85% y más que muestran países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

Las industrias más atrasadas en su digitalización son precisamente aquellas que representa el mayor porcentaje del PBI de la región: Transporte y Bodegaje; Servicios Públicos, Agroindustria y la Construcción. Es allí donde convergen la mayor necesidad de transformación con el mayor potencial de evolución gracias a la Inteligencia Artificial, el Big Data, el Internet de las Cosas, la impresión 3D y la realidad aumentada entre otras.

A modo de ejemplo, en Chile -regularmente considerado como el país mejor aspectado en avances tecnológicos en la región- este mismo estudio de McKinsey indica que los trabajadores pasan el 49% de su tiempo realizando tareas con un alto potencial de automatización, siendo las empresas que podrían obtener mayor valor a partir de un impulso de su digitalización interna las que están dedicadas a la Manufactura y la Industria de Alimentos.

La misma investigación plantea que una mayor digitalización puede acelerar el crecimiento del PIB chileno en 0,7% anual, un porcentaje más que relevante considerando que la proyección del FMI para Chile en 2018 es de sólo 2,5%.

Si lo ampliamos a Latinoamérica el escenario es devastador: si no nos involucramos en la tarea de la digitalización y automatización de los procesos productivos, el crecimiento económico esperado de la región en los próximos 15 años será un 50% inferior al del resto del mundo.

Con estos datos a la vista, cabe preguntar ¿Cuál es y quiénes conocen la estrategia de transformación digital de mi empresa? Si ya tenemos un plan, es ahora de acelerarlo y en el caso de no tenerlo, el consejo es asesorarse por expertos e implementar los cambios necesarios antes de que la obsolescencia sepulte cualquier esfuerzo ya realizado.



Pablo Massis
Director Regional de Orión Labs


Ingeniero Civil Industrial de la Universidad Diego Portales, post titulado en estrategia, sistemas integrados de gestión, liderazgo y cambio organizacional. Con más de 15 años de experiencia consultiva en el área de procesos, estrategia y sistemas de información. Profesor de postgrado en Balanced Scorecard de la universidad de Chile. Ha asesorado empresas como VTR, Ascensores Schindler, Good Year, Hoteles Explora entre otras.

La importancia de la democratización de la Inteligencia artificial

publicado a la‎(s)‎ 25 ago. 2017 8:17 por Nathalie Massis   [ actualizado el 25 ago. 2017 8:19 ]

En la columna anterior hablamos de  la Segunda Ola de la Nube y los retos que supone para las empresas. En esta oportunidad me gustaría profundizar sobre una de las 7 tecnologías que dominarán la próxima década: La inteligencia artificial.

Es en esta nueva etapa que está viviendo el mundo de los negocios, que las empresas en su búsqueda por adaptarse lo más rápido posible a los abruptos cambios del mercado y en la generación de soluciones disruptivas como lo han hecho Uber, Airbnb, Netflix, Spotify, Amazon, entre otros, están implementando hoy con más fuerza nuevas formas para transformar sus procesos de manera segura para ser más ágiles y competitivos. Y es en este punto donde la Inteligencia Artificial y en especial el Machine Learning día a día cobran más fuerza.


A través de Orión Labs hemos logrado combinar el alcance de las plataformas Cloud con el poder de la Inteligencia Artificial y lograr que esté disponible para todas las empresas y instituciones públicas. A ello nos referimos con la Democratización de la Inteligencia Artificial, un paso clave para la modernización de las compañías y también de los Estados.


Bajo el alero de Orión Labs hoy estamos desarrollando e integrando productos diferenciadores en las plataformas cloud para poner al servicio de nuestros clientes.

Creemos firmemente que esta combinación representa el mayor y más veloz aumento en el desempeño de las compañías en la historia, pues resuelve problemas reales e importantes para todo el mundo, que es lo que finalmente  determina el éxito de un negocio: la forma y velocidad con la que solucionan los problemas de sus clientes.


Hoy pequeños cambios hechos gracias a la Inteligencia Artificial pueden ser el comienzo de la transformación de toda una empresa. Nuestro rol como trusted advisor es guiar a nuestros clientes y ayudarlos a escoger no sólo las soluciones que buscan, sino que además a hacerlo de manera óptima, al menor costo y en el menor tiempo posible. Y por eso buscamos e implementamos las mejores herramientas de Inteligencia Artificial que ofrece la combinación con las plataformas Cloud para acelerar su transformación digital.


El Machine Learning — un tipo de Inteligencia Artificial (IA) que da a las computadoras la capacidad de aprender sin ser programadas de forma explícita — hoy está rompiendo varios mitos respecto a la complejidad de su aplicación y a los altos costos que ello supondría. La Inteligencia Artificial no está solo al alcance de las transnacionales, hoy muchas empresas e instituciones públicas chilenas y latinoamericanas están usándolo dentro de sus procesos y nosotros los estamos guiando en este camino.


Con estos elementos, las empresas están día a día optimizando más sus recursos, para obtener mayor flexibilidad, menores costos y sobre todo más agilidad, que es el verdadero foco de un proceso de transformación digital.


Esta transformación, si se hace de la mano de aliado tecnológico que tenga una mirada 360º, que ponga a disposición de las empresas las soluciones líderes del mercado y a la vez servicios gestionados que mejoren su experiencia, trae consigo un conjunto de cambios en múltiples procesos que permiten a toda la empresa ser más innovadora y disruptiva. Ése es hoy el principal desafío de la Inteligencia Artificial en los negocios.

Desafíos de la nube para el 2018: Más allá del lift and shift

publicado a la‎(s)‎ 17 ago. 2017 8:49 por Nathalie Massis   [ actualizado el 17 ago. 2017 8:51 ]

Por Oliver Hartley 

Si hace algunos años la pregunta clave dentro de una empresa era decidir si moverse o no a la nube, hoy la respuesta está a la vista. No hay duda de los beneficios de la nube, casi un 70% de las empresas en el mundo tiene alguno de sus procesos ligados a él, pero ahora que esta primera etapa está cerrándose, se abre lo que algunos llaman la Segunda Ola de la Nube, que supone grandes desafíos para todos los actores.

En este punto, considero importante distinguir lo que está pasando en dos ejes.

Para el mundo SasS esperamos que todo lo que son aplicaciones y su uso en la nube siga aumentando exponencialmente, y su adopción sea cada día más rápida. Los temores iniciales desaparecieron, hoy su uso es masivo y ahora solo falta aumentar su penetración.

Y no estamos hablando necesariamente de apps ligadas a las grandes marcas, pues las Start Ups seguirán jugando un rol clave. Cada día veremos más y mejores aplicaciones disruptivas en distintos mercados y nichos. Uber, Spotify, AirBNB, Netflix son pioneras, pero vendrán muchas otra a revolucionar diversas verticales.
En el mundo IaaS para las empresas, el primer paso fue tomar la infraestructura física y llevarla a la nube -más conocido como lift&shift -, lo que en sus comienzos sólo consistió en subir sistemas satelitales, que estaban alrededor del core del negocio para mejorar sus procesos.



Hoy la experiencia con nuestros clientes en Perú nos dice que este paso por sí solo podría ser más eficiente, por lo que ahora todo se está moviendo hacia el mundo serverless -una tecnología ya madura y que es la principal oferta de la nube hoy, y que al mismo tiempo es más económica. Ya no es el mundo sólo los servidores, sino también de los microservicios, donde la capa más operativa de las máquinas, no serán competencia de las empresas en términos físicos, sino de los servicios cloud.

Una vez dado este primer paso, es relevante tener a la vista los grandes beneficios del Machine Learning: un tipo de Inteligencia Artificial (IA) que da a las computadoras la capacidad de aprender sin ser programadas de forma explícita. Hay que partir desmitificando por completo que se trate de una tecnología que casi bordea en la ciencia ficción. Hoy muchas empresas e instituciones públicas chilenas de todos los tamaños están usándolo dentro de sus procesos.
El Machine Learning no es una tecnología del futuro. Es una solución disponible hoy que permite dar una mirada a la data de forma más independiente de lo que puede hacer una persona o el departamento TI de una compañía, y sacar el máximo provecho al menor costo y con menos dolores de cabeza.

Con estos elementos, las empresas están día a día optimizando más sus recursos, para obtener mayor flexibilidad, menores costos y sobre todo más agilidad. Es decir, lo que en Chile conocemos más por menos es hoy el verdadero foco de un proceso de transformación digital diseñado para convertirse en un habilitador de negocios.

Esta transformación, si se hace de la mano de un buen aliado tecnológico, que tenga una mirada 360º, que ponga a disposición de las empresas las soluciones líderes del mercado y a la vez servicios gestionados que mejoren su experiencia, trae consigo un conjunto de cambios en todos los procesos permiten a toda la empresa ser más innovadora y disruptiva, usando herramientas ya existentes o especialmente diseñadas para romper las barreras que pueden significar el estancamiento de su negocio. Ése es hoy el principal desafío del mundo cloud.

Con estas cartas sobre la mesa, vemos que los grandes proveedores tienen cada día una mayor oferta de soluciones y a bajos costos, ante lo cual necesitan de alianzas estratégicas con partners locales que juegan un rol integrador clave, pues les permite estar cerca de los clientes, acercarse a ellos, conocer de cerca sus problemas, mejorar la experiencia de usuario, fidelizar y hacer que completen su “Journey to the cloud” junto a ellos.


1-5 of 5